Ir al contenido principal

Señor, mi vida no es como la soñé

Señor, mi vida no ha sido como yo la imaginé. Mi vida hoy, no es como la soñé. Mi vida probablemente no continúe y termine como lo preví.

Pero Señor, hoy sé que mi vida ha sido, es y será como TÚ la diseñaste: con sus problemas, pruebas y tribulaciones, logros, triunfos y éxitos, épocas de salud y tiempos de enfermedad, etapas de duda y días de paz, momentos de descanso y periodos de arduo trabajo; y todo, absolutamente todo, cubierto con tu bendición.

Y Señor, aunque a veces no lo he entendido y en ocasiones he sentido desánimo y mi fe ha flaqueado, TÚ me has sostenido, me has sustentado, me has guardado y me has fortalecido.

Hoy sé que no hay mejor vida para mí que la vida que me has dado, y deseo seguir viviendo en el diseño tuyo. Aumenta mi fe, fuerza y contentamiento, pero sobre todo el querer como el hacer, para siempre y en todo, permanecer en obediencia a tu Palabra y continuar siendo como hasta ahora, completamente feliz.
"Yo los he amado como me ama mi Padre. Permanezcan en mi amor. He obedecido los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. De la misma manera, si ustedes obedecen mis mandamientos, permanecerán en mi amor. Les he dicho esto para que sientan la misma alegría que yo siento, y para que sean completamente felices" (Juan 15:9-11 PDT).

Comentarios