Ir al contenido principal

No me des un año de prosperidad...

Señor, no te pido que me des un año de prosperidad; dame un año de humildad. Humildad para reconocer tu Señorío. Para reconocer que Tú eres el único que merece todo el honor y toda la honra y toda la adoración. Humildad para reconocer que todo es acerca de ti, por ti y para ti; que yo no cuento y que lo único que importa es tu Palabra, tu Voluntad.

No me des más de lo que necesito, no sea que me olvide de ti. Y si acaso me provees más, dame el entendimiento de que son tus recursos y yo soy solo mayordomo; que me bendices para que sea de bendición a tu iglesia y para que sea colaborador fiel en el extendimiento de tu Reino.

Dame humildad de tal manera, que mis rodillas trabajen como nunca lo han hecho. Humildad para llegar al punto de humillarme delante de ti y llegar a tu presencia en arrepentimiento completo y sincero. Permíteme tener hambre y sed de tu Palabra de tal manera que tu Reino, sea lo primero que busque en mi vida.

No me des un año de prosperidad, Señor. Permíteme mejor, tener un año en el que cada día cumpla tu voluntad y refleje cada vez más, la imagen de nuestro Señor Jesucristo.


"Bienaventurado todo aquel que teme a Jehová, Que anda en sus caminos" (Salmos 128:1).

Basado en la oración familiar y ministerial de inicio de año 2009, Ministerios Jesús 24x7

Comentarios